Razas y cuidados: el Bulldog Inglés

Razas y cuidados: el Bulldog Inglés

El origen de los bulldog está ligado como muchos sabréis a las peleas entre perros. De hecho, en algunas ocasiones eran utilizados para matar o encorrer a los toros ya que entonces se pensaba que esto hacía que su carne fuera más jugosa.

 

Sin embargo, estas características agresivas y violentas del pasado nada tienen que ver con la especie del bulldog inglés. Si tuviéramos que describirlos con tres adjetivos probablemente serían: tolerante, simpático y noble. Son perros muy familiares, especialmente pacientes con los niños, y a los que les encanta estar rodeados de cualquier animal o persona.

 

A pesar de su aspecto, no son perros muy deportistas y tienen las patas cortas, aunque gozan de una importante musculatura y les gustan los paseos y juegos. Siempre deberemos tener especial cuidado de no exponerlos a grandes ejercicios físicos o climas extremos ya que son frecuentes las dolencias respiratorias en esta raza.

 

Dieta

 

Dadas sus características se recomienda alimentarlos con piensos específicos para su raza, pieles sensibles o alergias. Es importante que los piensos tengan alto contenido en fibra para equilibrar su flora intestinal. La piel y pelo del Bulldog Inglés requiere de cuidados específicos, por ello el pienso deberá reforzar la función protectora de la piel con vitaminas y aminoácidos.

 

Piel y pelaje

 

Las características arrugas del Bulldog ingles están cubiertas de pelo corto, fuerte y brillante. Debido a sus pliegues, estos perros pueden sufrir intertrigo por la fricción y poca ventilación en la piel. Por ello, es fundamental preocuparnos de cuidar su pelaje desde la dieta hasta el baño y el posterior secado, especialmente de las arrugas. 

 

Desde Escuela Mónica Gómez os recomendamos revisar regularmente su piel y orejas para prever cualquier problema. Las alergias son frecuentes en la raza del Bulldog Inglés en algunos caso llegando a provocarles otitis. Otra de las alergias habituales es la dermatitis que podemos detectar por el enrojecimiento en las almohadillas o la zona del vientre.

 

Fuentes: Super Piensos y Mundo Animalia

Publicado
el 18-01-2016
compartelo...
Últimas noticias
Surgen nuevas alternativas a las residencias tradicionales, donde los dueños encontrarán distintas plataforma digitales para dejar a sus mascotas mientran trabajan, o se van de vacaciones, o no pueden hacerse cargo durante horas. ver más
Hoy en Monica Gómez os facilitamos una serie de consejos para que tu mascota pierda el miedo al agua este verano. ver más
En Escuela Mónica Gómez queremos ayudarte: por ser alumno de la escuela tendrás descuento directo en todos los productos de la marca Style & Dog, referentes en el sector de la cosmética canina.ver más
Síguenos en Facebook
Últimos tweets
Aula virtual
Tu web sin complicaciones
Profesionales web