Ruidos y tormentas: los miedos de los perros

Ruidos y tormentas: los miedos de los perros

 

 

A todos nos ha tocado vivir alguna vez un momento de temor de nuestra mascotas: una celebración con petardos, una tormenta con fuertes truenos o en general grandes estruendos. Los perros suelen presentar un miedo irracional a estos ruidos fuertes y nosotros debemos ser conscientes de ello y tratar de mitigar su sufrimiento en esos casos.

 

 

 

¿De dónde nace este miedo? Algunas investigaciones apuntan que en el caso de temor a las tormetas, se trata de un rasgo evolutivo que les empuja a buscar refugio. Sus niveles de estrés se disparan, como les ocurre también a personas que padecen estos miedos, y les obliga a ocultarse, esconder el rabo entre las piernas o ponerse a temblar.

 

Existen varios factores que pueden favorecer la aparición de estos miedos:

     - Raza o carácter: algunos perros tienen una mayor predisposición por su genética de presentar miedos o fobias. Además los perros más tímidos son más sensibles a estímulos externos.

    - Carencias de socialización: siempre incidimos en la importancia de que nuestras mascotas se relacionen con otros perros y personas. Es muy importante que desde que son pequeños les ayudemos a establecer vínculos, especialmente a aquellos que son más tímidos o les resulta complicado.

 

Para evitar que se incremente la sensación de alarma en nuestra mascota, deberemos calmar nuestros nervios o temores y así no transmitírselos a ellos.

 

Cómo calmar a nuestra mascota

 

Crear una experiencia positiva: una manera sencilla de evitar el miedo a la tormenta es mitigar los ruidos con música o sonidos que se solapen con los truenos. Además, desde Escuela de Peluquería Canina Mónica Gómez recomendamos aprovechar este momento para jugar o acariciar a nuestra mascota ofreciéndole una experiencia positiva para que olvide la tormenta.

 

Proteger del agua: cuando hay lluvia lo mejor es resguardar a nuestra mascota con nosotros para evitar que padezca estrés en soledad. En caso de que tengamos que pasear, recomendamos utilizar un chubasquero canino o protegerlo bajo el paraguas.

 

Asesoramiento profesional: en casos crónicos o extremos recomendamos consultar con nuestro especialista de confianza. En algunos casos se aplican tratamientos orientados a reducir la sensibilidad de los perros o se recetan medicamentos orientados a calmar o rebajar la tensión.

 

 

Fuente: Consumer, Nosinmiperro y Dr. Robert

Publicado
el 07-03-2016
compartelo...
Últimas noticias
Desde Escuela Mónica Gómez, queremos ofreceros el máximo apoyo y ayuda posible en vuestra búsqueda por encontrar trabajo, para que podáis desarrollar la profesión en la que os habéis formado con tanto esfuerzo. 
ver más
Llega la black week a las escuelas Mónica Gómez. Aprovecha los descuentos y reserva tu curso de peluquería canina.
ver más
En esta ocasión queremos contaros la historia de Diana y Pedro, que a parte de ser dos alumnos de los que dejan huella en nuestra escuela de Madrid/Chamberi, ahora también son pareja... pues ¡¡¡¡SURGIÓ EL AMOR!!!!
ver más
Síguenos en Facebook
Últimos tweets
Aula virtual